Nuestra historia

Toda historia tiene un comienzo y los primeros pasos de ATELSAM están ligados a un grupo de personas que se implicaron en la mejora de la calidad de vida de las personas con trastorno mental grave. Una de ellas fue Doña Raquel Arozena quien nos ha contado cómo empezó todo.

Doña Raquel Arozena. Presidenta de Honor de ATELSAM

Doña Raquel Arozena es una mujer emprendedora que, como la mayoría de las personas implicadas en la mejora de la integración de las personas con trastorno mental grave y persistente, tuvo su primer contacto con esta realidad en la persona de un familiar. Este hecho la condujo a saber más sobre el tema con la intención de mejorar no sólo su situación personal sino la de muchas otras personas. Un empeño este en el que entró en contacto con otras personas igualmente afectadas y que formaron, con posterioridad, el núcleo sobre el que crecería ATELSAM.

Al inicio de esta búsqueda se dieron cuenta de que los recursos que se destinaban a este colectivo eran, en el mejor de los casos, precarios. Además Doña Raquel comprobó que su situación no era infrecuente: en España el 2% de las familias tienen algún miembro con trastorno mental.

Sede de AtelsamDecididas a cambiar las cosas, Doña Raquel y otras personas igualmente implicadas en esta tarea, fueron buscando información para cambiar la atención que recibían sus familiares. Fruto de su iniciativa y su esfuerzo tuvieron conocimiento de FEAFES que supuso una fuente de información de gran valor. Aprovechando que su trabajo le llevaba por distintos puntos de la geografía española, pudo aprender cómo se hacían las cosas fuera de Canarias, siempre con la vista puesta en aplicar todo lo aprendido en Tenerife.

Así nace ATELSAM, del esfuerzo de muchas personas que como Doña Raquel Arozana o Doña Antonia Mª Torres del Castillo quienes tenían algún allegado (hijos, familiares, amigos) en una situación que debía mejorar para conseguir el objetivo de integración plena que ha impulsado ATELSAM desde sus orígenes.

Centro Ocupacional de InformáticaLa asociación crecía con el boca a boca, de modo progresivo. Llegados a este punto, nos cuenta Doña Raquel, necesitaban un lugar donde poner en práctica sus iniciativas en formación e integración y para ello buscaron el apoyo de distintas autoridades. A lo largo de su historia ATELSAM ha contado con la ayuda inestimable, entre otros, del Gobierno de Canarias, del Cabildo de Tenerife o del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, sólo por citar algunos. De estos contactos surge la cesión de un local en el Camino del Hierro que la Dirección General de Vivienda del Gobierno de Canarias cede y donde comienza el primer centro de día ocupacional donde los usuarios reciben formación en informática. A este se sumarán con el tiempo otros centros ocupacionales repartidos por la isla de Tenerife.

Vivienda SupervisadaOtro de los hitos en la historia de ATELSAM son las viviendas supervisadas que responden a la necesidad de emancipación que los usuarios, como cualquier otra persona, demandan como una faceta más en su vida. La primera de ellas se consigue con la adquisición, gracias a la inestimable ayuda del Cabildo de Tenerife, de una vivienda en La Laguna. Seguirán otras que conforman hoy la red de viviendas supervisadas gestionadas por la asociación.

Veinte años después, Doña Raquel considera que la atención que presta ATELSAM a los usuarios y sus familias y a la sociedad en su conjunto, es inestimable y su ausencia sería una gran pérdida. Para ello necesitamos, como dice Doña Raquel, que todos y todas aunemos esfuerzos porque la causa merece la pena.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.